El psiquiatra

Siempre he sentido un pánico profundo a todas las personas que están relacionadas con el mundo de la medicina. Pero tarde o temprano tenía que ver a alguien por mi problema que tenía con el sexo. La cosa es que en ocasiones resultaba ser demasiado adicta, y eso me ponía nerviosa.

Cuando encendí el ordenador para la consulta del doctor, me sentí bien, el era realmente atractivo, sentado en aquella silla, con esa mirada.

El tipo tenía una mirada de inmenso placer en su rostro mientras me miraba. Era un poco mayor comparado con los chicos que me suelen gustar. Había algo en su cuerpo y en su conducta que le hacían querer liberar sus frustraciones.

– Soy Liz – dije nerviosa.

– Por supuesto – dijo mientras se chupaba los labios.

– Sé duro conmigo, ¿de acuerdo? – le pedí.

El hecho de que ella pidiera que fuera áspero sólo lo había encendido aún más. El doctor había notado su anillo de compromiso, y la imagen que tenía esta chica le resultaba de lo más sorprendente.

Liz se empezó a imaginar todo lo que haría con éste doctor en su oficina. Mientras Liz lo miraba, un sudor frío se extendía por su piel y apenas podía mantenerse quieto.

– Liz, escucha… esto ésta comenzando a ser incómodo – dijo el doctor.

– Pues que no lo sea – dije mientras me desnudaba lentamente.

A este ritmo, sólo le tomaría unos cuantos golpes duros para que cubriera su monitor de computadora en su semen.

Una vez que el tipo fue enterrado a la empuñadura en Liz, no inmediatamente comenzó a masturbarse. En lugar de eso, él solo mantuvo su polla dentro de sus pantalones y miró su rostro suplicante.

– ¿Quieres que empiece a masturbarme? – preguntó el doctor.

Liz se mordió el labio inferior y asintió lentamente con la cabeza mientras miraba hacia arriba con sus amplios ojos verdes.

– Por favor … – murmuré.

– Bueno, si quieres, entonces déjame verte jugando con esas tetas tuyas – dijo el tipo con una risa de su poder.

Liz inmediatamente cumplió con la orden y llevó sus manos delicadas llenas de manicura a sus pechos impresionantes. Jugar con sus propias tetas no era nada nuevo para Liz, ya que a menudo lo hacía mientras otros la observaban.

La estudiante de arte comprometida comenzó a acariciar y apretar sus pechos con la esperanza de que el doctor pronto se corriera en toda la pantalla y que ella se excitara tanto que dejara de respirar. al azar que actualmente llenaba su boca comenzaría a follarla. Rodó sus pezones rosados ​​entre sus dedos justo en el umbral de la presión que separa el placer del dolor.

Liz no pudo resistirse a soltar un bajo gemido ante las sensaciones que inundaban su cuerpo.

– Maldita sea esa chica caliente -, dijo el tipo. – No voy a empezar a masturbarme hasta que vea una de esas tetas en tu boca.-

Los ojos de Liz volvieron a su rostro. No podía creer lo que le había dicho que hiciera. Nunca se le había ocurrido intentar chupar una de sus tetas antes. Sin embargo, lo hizo.

La recepcionista normalmente tímida estiró el cuello hacia adelante lentamente mientras usaba su mano izquierda para empujar su pecho izquierdo hacia sus labios. Los pechos de Liz eran lo suficientemente grandes para que ella llegara y el segundo siguiente sus labios llenos se cerraron alrededor de su propio pezón.

La sensación era un poco extraña para Liz al principio, pero el placer que sus propios labios y su lengua rápidamente abrumaron cualquier extrañeza. Jamás en un millón de años Liz pensó que ella iba a ser follada en su dormitorio por un extraño doctor al azar mientras la miraba a través de webcam y ella chupaba sus propias tetas.

Jim apenas podía creer lo traviesa que estaba Liz por aquel completo extraño que había encontrado. Lo estaba haciendo más difícil de lo que podía recordar. En realidad, no quería pensar exactamente por qué mirar cómo Liz se acostumbraba a un extraño. Habría tiempo para eso más tarde. En este momento, no podía apartar los ojos de ver a Liz.

Cuando el chico se percató de que Liz estaba perdida en la sensación de chupar su propia teta y no le estaba prestando tanta atención, sabía que era hora de empezar a decirle que se masturbara el coño apretado y húmedo que actualmente envolvía su polla. Sin ninguna advertencia, el tipo rápidamente sacó casi toda la longitud de su vara de Liz y lo empujó rápidamente.

– Ahhh … MMMMM … Oh Dios! – Liz se quejó ante el empuje mientras su propia teta cayó de sus labios brillando ahora con saliva. Ella empujó sus propias caderas para tratar de tomar aún más de la extraña polla que finalmente había comenzado a follarla en su imaginación y bajó sus manos a la cama en un intento de prepararse, se comenzó a masturbar en lo que parecía ser un eterno mar de placer.

El tipo siguió golpeando su pene, moviendo de arriba a abajo sin detenerse un segundo. No pasó mucho tiempo hasta que sintió a Liz envolviendo sus suaves piernas alrededor de su espalda intentando empujarlo aún más fuerte en su coño.

Liz continuó gemiendo y lloriqueando como respuesta, ya que se masturbaba más fuerte de lo que había estado antes en su vida.

«Ohhhh, sí, ya lo necesito Ohhhhh, sí lo quiero todo!»

– Quiero que tragues cada gota de semen que viene hacia ti. Ohhhhh, sí, que guarra eres, mierda! – Lanzó un chorro después de un chorro de semen grueso y viscoso en su cuerpo. – Ohhhhh, puta puta desagradable, realmente quieres todo eso, ¿no? – En ese momento, tan desagradable como sonaba, había una parte de ella que quería todos los detalles de lo que había mencionado.-¿Cuánto crees que vale la pena esa puta, puta? Dijo otro. Madison estaba muy excitada. La charla sucia había tomado un giro recientemente, encauzando las fantasías más profundas y oscuras de Madison, y le hablaba de maneras que ella no sabía que necesitaba.

– ¡Quiero, quiero todo! ¡Hazme tomar miles de fotos de perra, ponme en páginas porno! Házme gangbang junto con todos tus amigos, todos ustedes, oh, joder sí! Una y otra vez! ¡Ohhhhh soy una puta sin valor! » – dijo Liz mientras se corría deliciosamente.

Días más tarde me conecté a la consulta, pero el psiquiatra no aparecía, me pregunté dudosamente qué sucedía, pero sin esperar demasiado ni pensarlo dos veces, decidí darle una oportunidad a la comidad webcam. Así que me puse a buscar en internet lo que eran e hice click en el botón; »emitir en directo». De pronto me sentí liberada, extremadamente feliz, pensaba, »no puedo creer lo que estoy haciendo, pero aún así lo hacía sin dudar.

Mientras los segundos avanzaban, yo estaba cada vez más húmeda y excitada, veía que la cantidad de gente que me observaba, aumentaba, así que decidí que era hora de comenzar con el juego.

– Parecen listos para más – dije a mi audiencia.

En ese momento acerqué mi mano a mis bragas. Apreté fuertemente contra mi clítoris, sintiendo una ola de calor y placer, todo a la vez.

De un solo golpe empujó sus caderas hacia adelante y cogió el vibrador más grande que tenía. Sintió su profundo aliento mientras el vibrador con forma de polla entraba profundamente dentro de ella al mismo tiempo. Gemía ligeramente, sin parar.

Ahora sus caderas se movían hacia delante y hacia atrás, coincidían en un perfecto unísono.  Comencé a moverme de forma distinta, muy sexual y seductoramente, como si hiciese un baile muy lento mientras me tocaba y metía una gigantesca polla una y otra vez. El ritmo me estaba comenzando a excitar demasiado sexualmente.

Me lo estaba metiendo frenéticamente, no pude evitarlo y empecé a chillar. Con cada golpe la respiración me dejaba y en la mayoría de los casos un gemido se unía a mi aliento exhalado. Mientras tanto, miré a los ojos de la webcam mientras gemía con frecuencia durante los movimientos.

Me di cuenta de que estaba a punto de llegar al clímax.

– ¡Oh, sí, mierda! – dije sin poder aguantar ni un minuto más.

El ritmo se aceleraba. Mis caderas chocaban fuertemente contra el vibrador, y cada vez chorreaba más. Mis piernas temblaban, y mis pezones parecían rocas.

– ¡Ah! – grité salvajemente durante unos minutos mientras dejaba salir toda la excitación. El orgasmo fue realmente espectacular, y estoy segura de que todos lo disfrutaron conmigo.

Deja un comentario